Cobayas: Alimentación y cuidados

Las cobayas son originarias de Sudamérica donde pastan en praderas, márgenes de bosques y zonas rocosas hasta 4200m de altitud. En su lugar de origen los llaman cuy y es posible que su domesticación se remonte a hace más de 5000 años.

En la naturaleza las cobayas suelen vivir en grupos familiares de 5-10 individuos. Cuando hay abundancia de comida muchos grupos pueden convivir dando la impresión de una enorme colonia. Dentro de cada grupo se establecen jerarquías independientes para las hembras y para los machos.

Las cobayas se comunican mediante una gran variedad de vocalizaciones y lenguaje corporal.

Las hembras tienen celos a lo largo de todo el año, aproximadamente cada 1618 días. La gestación dura entre 56 y 74 días (68 días de media) y la hembra puede quedarse nuevamente gestante inmediatamente después del parto.
Suelen parir de 1 a 3 crías (aunque pueden ser más de 10!) bien desarrolladas a las que amamantarán hasta unas 3 semanas de edad. Las cobayas son muy precoces, pudiendo alcanzar la madurez sexual a partir de 2 – 4 meses de edad. Su esperanza de vida es de unos 6 – 8 años, aunque pueden vivir más tiempo.

Las cobayas son animales despiertos y curiosos, de buen temperamento y de costumbres diurnas, por lo que son una buena mascota para los niños (siempre que los adultos vigilemos que no se produzca ningún accidente).

veterinarias de cobayas en Palma Mallorca

Alimentación

Existen cuatro hechos fundamentales para diseñar una dieta correcta:

  1. Las cobayas son animales totalmente herbívoros adaptados a comer gran cantidad de alimento fibroso (hierba). Cuando la cantidad de fibra en la dieta disminuye el sistema digestivo de la cobaya no funciona correctamente.
  2. Los dientes y muelas de las cobayas crecen continuamente durante toda la vida, por lo que existe riesgo de sobrecrecimiento de las piezas dentales.
  3. Las cobayas (al igual que nosotros, los humanos) no sintetizan la vitamina C por lo que debemos aportársela en la dieta o mediante suplementos vitamínicos.
  4. Tienen tendencia a la obesidad, por lo que es importante no sobrealimentarlas.

HENO:

El heno es el alimento más importante, debe tenerlo siempre en la jaula en cantidad abundante (un manojo aproximadamente el doble de lo que abulta el cobaya). Es fundamental para mantener las muelas sanas y proporcionarle la fibra necesaria. Puede ofrecerle también hierba fresca lavada u otras plantas silvestres frescas o henificadas, como diente de león o tréboles.

Los incisivos y las muelas de las cobayas crecen durante toda la vida. Una dieta correcta es fundamental para prevenir el sobrecrecimiento de las piezas dentales

VERDURA RICA EN VITAMINA C:

Todos los días debemos ofrecerle un poco de alguna de las siguientes verduras ricas en vitamina C:

  • Pimiento rojo, verde o amarillo.
  • Brócoli
  • Berros
  • Col o repollo
  • Tomate
  •  Espinacas
  • Perejil

Si la cobaya se niega a comerlos puede ser necesario darle suplementos de vitamina C a diario, aunque siempre son mejores las fuentes naturales. Consulte con su veterinario.

Piensos:

1-2 cucharadas al día. Darle mayor cantidad puede causar obesidad y hará que coma menos heno y desgaste peor las muelas.

Los cereales (incluido pan y galletas) pueden ser ofrecidos sólo de forma ocasional. Estos alimentos deben ser considerados golosinas, porque, aunque les gustan mucho, por su composición pueden causarles enfermedades digestivas y dentales

Las cobayas ingieren algunas de sus propias heces. Es un comportamiento normal y una forma de obtener ciertos nutrientes. No obstante, si ingiere todas las heces compulsivamente puede ser signo de miedo o enfermedad. Si tiene dudas, contacte con su veterinario.

La pérdida de apetito en un cobaya siempre es un síntoma grave

veterinarias de cobayas en Palma Mallorca

Consejos básicos

Cuanto más amplia la jaula – mejor. Una cobaya necesita tener mínimo 60 x 40 cm de superficie. Es muy recomendable sacarlas de la jaula todos los días (bajo vigilancia) para que puedan hacer ejercicio y no se aburran estando recluidas. Si aloja a varias cobayas, necesitarán más espacio. Piense en la posibilidad de peleas o gestaciones indeseadas.

Es recomendable poner un refugio donde la cobaya pueda esconderse. Casetas de plástico, madera no barnizada o de cartón son adecuadas. Es necesario limpiarlas o sustituirlas con regularidad.

El sustrato más recomendable para el fondo de la jaula es viruta prensada. Es muy absorbente y no suelta polvo. Puede usarse también papel prensado, serrín o granulado de maíz. La arena para gatos no es adecuada. Muchas cobayas tienen tendencia a desarrollar dermatitis en las plantas de los pies y/o las palmas de las manos. En estos casos es recomendable optar por sustratos más blandos (consulte con el veterinario). El ejercicio regular y una dieta correcta (para evitar la obesidad) ayudan a prevenir la pododermatitis.

Cuidado con las altas temperaturas en verano. Las cobayas pueden sufrir un golpe de calor cuando la temperatura es superior a 25ºC. Para ayudarle a refrescarse en verano puede pasar un paño húmedo y fresco por su dorso o colocar una botella de agua congelada envuelta en un paño en la jaula.

Podemos proporcionarles juguetes para distraerse, ya sean confeccionados por nosotros mismos o de los comercializados para cobayas (de madera, cartón u otro material vegetal apropiado que puedan roer).

Cosas que debe recordar

En la naturaleza las cobayas tienen muchos predadores. Esto hace que, como parte de su comportamiento, estén siempre alerta ante las amenazas y puedan tener reacciones explosivas de huida. Pueden sentirse amenazadas cuando se las coge de manera brusca, al oír un ruido o al ver objetos, personas o animales que se aproximan rápidamente. Siempre maneje a su cobaya con delicadeza y cuidado. Háblele y tóquela suavemente antes de cogerla en brazos.

A partir de unos 11-12 meses de vida, la pelvis de las hembras que no hayan parido puede quedar completamente rígida impidiendo el parto normal. Por esta razón nunca debe cruzar a una hembra mayor de 8 meses que no haya parido antes. Compruebe con regularidad el estado de los incisivos de su cobaya y que éstos estén gastados de manera uniforme. Si tiene dudas, observa un desgaste oblicuo, sobrecrecimiento, cambio en el color o la falta de uno de los dientes consulte con su veterinario.

Es recomendable que no deje que su cobaya mordisquee las plantas de la casa: algunas pueden ser venenosas o irritantes.

Vigile el estado de las uñas y las patas de su cobaya. El sobrecrecimiento de uñas, callos, verrugas y heridas en las patas son problemas relativamente frecuentes.

Es necesario tener cuidado con otros animales y niños presentes en la casa. Podrían producirse accidentes en los que la cobaya salga herida.

veterinarias de cobayas en Palma Mallorca

Cuidados veterinarios

Lleve a su cobaya para una revisión veterinaria rutinaria despues de su compra y posteriormente al menos una vez al año. Su veterinario le informará de las pruebas necesarias para comprobar el estado de salud de su animal. Es recomendable esterilizar (castrar) a las hembras antes de un año de edad si no tiene intención de criar con ellas. En cobayas no esterilizadas mayores de 2 años puede ser necesario un control ecográfico al menos una vez al año para detectar precozmente enfermedades de los ovarios y/o el útero.

Durante la gestación puede ser recomendable un control por ecografía para evaluar el número de crías.

Tenga en cuenta que una cobaya siempre intentará ocultar su enfermedad y puede ser difícil reconocer los primeros síntomas de una enfermedad. Ante la más mínima duda, si su cobaya muestra algún signo raro, contacte con su veterinario.

Algunos de los signos de alarma:

  • Nota a su cobaya triste, apática, tiembla mucho, se mantiene muy quieta o duerme más de lo normal
  • Ha dejado de comer o come menos de lo normal.
  • Ha dejado de defecar o las heces son escasas y más pequeñas. Al igual que el anterior, es un síntoma que requiere atención veterinaria urgente. También lo es si la cobaya tiene diarrea.
  • Sus incisivos están sobrecrecidos o tienen un desgaste desigual.
  • Bebe mucha agua y/o orina mucho
  • Se rasca mucho, se hace heridas o aparecen alopecias (calvas)
  • Tiene mocos, estornuda con frecuencia o tiene los ojos hinchados o cerrados, hace ruidos al respirar, se ha quedado afónica

Nunca medique a su cobaya usted mismo o siguiendo consejos de otras personas no especializadas en medicina de mamíferos exóticos, podría perjudicarla gravemente. Si cree que está enferma, acuda a un veterinario.

En Clinica Veterinaria La Vileta somos especialistas en la atención veterinaria de animales exoticos como conejos, reptiles, aves, etc. Solicita una cita llamando Tel: 971 792 876

Fuente: A.V.E.P.A – Grupo de Medicina y Cirugía de Animales Exóticos

Compartir...Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someone